Una visión en tiempo real para tomar las decisiones adecuadas

Gracias a las nuevas tecnologías vinculadas al IoT (Internet of Things) y a los BMS de nueva generación (Business Management System), hoy, tenemos la capacidad de tener información en tiempo real sobre los parques inmobiliarios. Esta información ofrece numerosas ventajas en la gestión de los edificios, tanto a nivel económico como técnico.

Un ahorro de tiempo y de energía.

Al hablar de información en tiempo real, podemos referimos a la temperatura instantánea, a la apertura de una puerta, a la activación de una alarma o a la tasa de CO2 dentro de un edificio. La ventaja de tener todos estos datos en tiempo real es de ser capaces de actuar de forma muy rápida y optimizar el conjunto de la gestión técnica del edificio. Por ejemplo, como ha sido habitual de forma histórica, si la temperatura interior es demasiado elevada, la empresa de mantenimiento o el servicio que se encarga de este tipo de problema será avisado por uno de los ocupantes del edificio, de esta manera, el proceso para la resolución del problema se iniciará pasado un tiempo. Tener datos en tiempo real va a permitir hacer todas estas acciones de forma automática, sin pérdida de tiempo, y anticipándose, para actuar de forma instantánea si se detecta o prevé un desvió en las condiciones interiores del edificio gestionado. Este tipo de sistema también puede recopilar las averías de las máquinas en tiempo real y programar, en consecuencia, una intervención. Supone un gran ahorro de tiempo, no solo en la gestión administrativa, sino también en la gestión técnica. Todo se va a hacer de forma automática y el tiempo entre la aparición de la avería y su resolución será mucho más reducido, ya que muchas etapas no tendrán lugar.

Un pilotaje inteligente.

El pilotaje de un edificio tiene que variar según las condiciones o los horarios del día, ya que este no se comporta de la misma manera por la mañana, a mediodía, por la tarde, en función del número de ocupantes, etc. Tener información de temperatura, luz solar o tasa de CO2 en tiempo real permite actuar inmediatamente para ajustar estos parámetros. Por ejemplo, se podrá incrementar o disminuir el nivel de ventilación, encender las calderas, las máquinas de clima, u otros equipos, para pilotar el edificio de manera óptima. Es cada vez más habitual que al hablar de medidas de eficiencia energética para obtener ahorros energéticos, se haga referencia al pilotaje inteligente. Muchas veces, las personas a cargo de los parques inmobiliarios piensan que con los consumos mensuales se puede ver lo que más consume y adaptarlo, pero la mayoría de las veces ya es demasiado tarde. Cuando tenemos información de la energía en tiempo real, podemos detectar sobreconsumos, consumos no habituales, etc., lo que permite rectificarlo enseguida y no un mes después. El hecho de tener estos datos en tiempo real permite tomar las decisiones de forma mucho más rápida y no reaccionar muy tarde. Esto permite realizar más ahorros energéticos y, sobre todo, entender los consumos.

Los datos en tiempo real permiten un mejor mantenimiento, mejores tomas de decisiones en cuanto a los parámetros de pilotaje, así como una optimización de las temperaturas necesarias para el confort óptimo. Gracias a esto, es posible hacer ahorros energéticos inmediatos. Sin embargo, tener datos a distancia no es suficiente. Por ello, es preferible optar por emparejarlo con un servicio de teleoperadores a distancia que son capaces de asistir a las personas en el edificio y de entender lo que está pasando. Estos profesionales son capaces de tomar decisiones y de centralizar bastantes cosas, simplificando y optimizado la gestión técnica del edificio.